Saltar al contenido

¿Quién inventó la Máquina de Coser?

18 octubre, 2017

La costura a mano es una forma de arte que tiene más de 20.000 años de antigüedad. Las primeras agujas de coser fueron hechas de huesos o cuernos de animales y el primer hilo fue hecho de nervio animal. Las agujas de hierro fueron inventadas en el siglo XIV. Las primeras agujas con ojos aparecieron en el siglo XV. Hoy te quiero contar sobre ¿Quién inventó la máquina de coser?

El origen de las máquinas de coser

La primera patente registrara y posiblemente conectada a la costura mecánica fue una patente británica de 1755, concedida al alemán Charles Weisenthal. Este inventor se emitió una patente para una aguja que fue diseñada para una máquina, sin embargo, la patente no describió si el resto de la máquina existía. Al menos ya teníamos una aguja. 🙂

Varios inventores intentan mejorar las costuras

Ciertamente no hay un consenso sobre quién realmente inventó la máquina de coser. Una serie de inventores hicieron sus aportes, se copiaron ideas, pidieron patentes e incluso, crearon una guerra por su reconocimiento. Es por que te haré un resumen sobre la historia de cada uno de ellos y sus influencias.

El inventor y fabricante de armario inglés Thomas Saint recibió la primera patente de una máquina completa para la costura en 1790. No se sabe si Saint realmente construyó un prototipo de trabajo de su invención. La patente describe un punzón que perforó un agujero en cuero y pasó una aguja a través del agujero.

En 1804, se otorgó una patente francesa a Thomas Stone y James Henderson por “una máquina que emulaba la costura a mano”. Ese mismo año se concedió una patente a Scott John Duncan para una “máquina de bordar con múltiples agujas”. Ambos inventos fracasaron y pronto fueron olvidados por el público.

En 1810, el alemán Balthasar Krems inventó una máquina automática para coser tapones. Krems no patentó su invención y realmente nunca funcionó bien.

El sastre austríaco, Josef Madersperger hizo varios intentos de inventar una máquina para coser y se emitió una patente en 1814. Todos sus intentos fueron considerados infructuosos.

En 1818, la primera máquina de coser americana fue inventada por John Adams Doge y John Knowles. Su máquina falló al coser tela, lo que supone otro fracaso más a la larga lista de intentos.

Walter Hunt y Elias Howe

En 1834, Walter Hunt construyó la primera máquina de coser de América que realmente tuvo algo de éxito. Posteriormente perdió interés en patentar porque creía que su invención causaría un alto grado de desempleo (Si supiera al nivel que estamos en la actualidad) 🙂 La máquina de Hunt sólo podía coser en líneas rectas. Hunt nunca patentó y en 1846, la primera patente estadounidense fue otorgada a Elias Howe por “un proceso que usaba hilo de dos fuentes diferentes”.

La máquina de Elias Howe tenía una aguja con un ojo en el punto. La aguja fue empujada a través de la tela y creaba un lazo en el otro lado. Una lanzadera en una pista luego deslizó el segundo hilo a través del bucle, creando lo que se llama la puntada de cierre. Sin embargo, Elias Howe más tarde encontró problemas para defender su patente y comercializar su invención.

Durante los nueve años siguientes, Elias Howe luchó, primero para despertar el interés en su máquina, luego para proteger su patente de los imitadores. Su mecanismo de lockstitch fue adoptado por otros que estaban desarrollando sus propias innovaciones.

Isaac Singer inventó el mecanismo de movimiento hacia arriba y hacia abajo, y Allen Wilson desarrolló un transbordador giratorio.

Isaac Singer y Elias Howe en la guerra de patentes de la máquina de coser

Las máquinas de coser no entraron en producción en masa hasta la década de 1850, cuando Isaac Singer construyó la primera máquina con éxito comercial. Singer construyó la primera máquina de coser donde la aguja se movía arriba y abajo en lugar de lado a lado y la aguja fue accionada por un pedal. Las máquinas anteriores eran todas de manivelas.

Sin embargo, la máquina de Isaac Singer usó la misma puntada que Howe había patentado. Elias Howe demandó a Isaac Singer por infracción de patente y ganó en 1854. La máquina de coser de Walter Hunt también usó una puntada con dos carretes de hilo y una aguja de punta de ojo. Sin embargo, los tribunales confirmaron la patente de Howe desde que Hunt había abandonado su patente. Si Hunt hubiera patentado su invención, Elias Howe habría perdido su caso y Isaac Singer habría ganado. Desde que perdió, Isaac Singer tuvo que pagar derechos de patente de Elias Howe.

Como nota curiosa, en 1844, el inglés John Fisher recibió una patente para una máquina de hacer encajes que era lo suficientemente idéntica a las máquinas hechas por Howe y Singer que si la patente de Fisher no se hubiera perdido en la oficina de patentes, John Fisher también habría sido parte de la batalla de patentes.

Isaac Singer y Elias Howe en la guerra de patentes II

La máquina de coser con aguja de 1834 de Walter Hunt fue reinventada por Elias Howe de Spencer, Massachusetts y patentada por él en 1846.

Cada máquina de coser (de Walter Hunt y de Elias Howe) tenía una aguja curva y puntiaguda que pasaba el hilo a través de la tela en un movimiento de arco; y en el otro lado de la tela se creó un bucle. Luego un segundo hilo transportado por una lanzadera que circula hacia adelante y hacia atrás en una pista pasada a través del bucle creando una puntada de enclavamiento.

El diseño de Elias Howe fue copiado por Isaac Singer y otros, dando lugar a un amplio litigio sobre patentes. Sin embargo, una batalla judicial en la década de 1850 concluyentemente dio a Elias Howe los derechos de patente de la aguja puntiaguda.

El caso judicial fue interpuesto por Elias Howe contra Isaac Merritt Singer, el mayor fabricante de máquinas de coser por infracción de patente. En su defensa, Isaac Singer intentó invalidar la patente de Howe, para demostrar que la invención ya tenía unos 20 años y que Howe no debería haber podido reclamar los derechos de cualquier persona que usara sus diseños que Singer había sido obligado a pagar.

Desde que Walter Hunt había abandonado su máquina de coser y no había presentado una patente, la patente de Elias Howe fue confirmada por una decisión judicial en 1854.

La máquina de Isaac Singer era también algo diferente de la de Howe. Su aguja se movía hacia arriba y hacia abajo, en lugar de hacia los lados, y se alimentaba con un pedal en lugar de una manivela. Sin embargo, utilizó el mismo proceso de puntada y una aguja similar. Elias Howe murió en 1867, el año en que expiró su patente.

Otros momentos históricos relacionados a las máquinas de coser

El 2 de junio de 1857, James Gibbs patentó la primera máquina de coser de un solo hilo de punto de cadena.

Helen Augusta Blanchard de Portland, Maine (1840-1922) patentó la primera máquina de puntada en zig-zag en 1873. La puntada en zig-zag sella mejor los bordes de una costura, haciendo una prenda más resistente. Helen Blanchard también patentó otras 28 invenciones incluyendo una máquina de coser sombreros, agujas quirúrgicas y otras mejoras en las máquinas de coser.

Las primeras máquinas de coser mecánicas se utilizaron en las líneas de producción de la fábrica de prendas de vestir. No fue hasta 1889 que una máquina de coser para uso en el hogar fue diseñado y comercializado. En 1905, la máquina de coser eléctrica estaba en amplio uso.

En la actualidad, las máquinas de coser siguen siendo un elemento importante en la sociedad, sin ellas no tuviéramos las ropas actuales ni los modista pudieran hacer sus pasarelas.

[Total:4    Promedio:5/5]

¿Qué opinas sobre la historia de este invento?