Saltar al contenido

¿Quién inventó la vacuna contra la rabia?

7 septiembre, 2017

¿Quién inventó la vacuna contra la rabia? Una historia de dedicación y algo de casualidad relaciona al gran Louis Pasteur con una de las vacunas que evitó la muerte de muchas personas. Francia fue el lugar indicado y su historia te encantará.


Inventor: Louis Pasteur
Año: 1885
País: Francia


La Historia del surgimiento

El 6 de julio de 1885, tres hombres en París se prepararon para tratar a Joseph Meister, un niño de nueve años de Alsacia que había sido mordido varias veces por un perro rabioso. Este caso llega a manos de tres hombres, dos médicos y un químico convertido en microbiólogo llamado Louis Pasteur.

A pesar de ser relativamente raro, la rabia (o la hidrofobia, como también se conocía) era ya una enfermedad temible en Europa. La persona comenzaba por brotar espuma por la boca de manera violenta,  y luego morían de manera dolorosa y dramática. El período de incubación del virus de la rabia despertó el interés para Pasteur -un científico famoso en Francia- comenzando sus estudios para un nuevo tipo de vacuna.

“El tiempo de la mordedura a la enfermedad fue bastante largo, por lo general alrededor de un mes o más”, explica Kendall Smith, un inmunólogo en Weill Cornell Medical College. “Habría tiempo de intervenir con una vacuna terapéutica”.

El éxito de la vacuna contra la rabia

En 1885, cinco años después de comenzar a trabajar en la rabia, Pasteur y sus colegas habían desarrollado una preparación viral viva que, según Pasteur, no sólo protegía a los perros de las infecciones de rabia, sino que evitaba que la enfermedad se volviera sintomática si se administraba post-exposición.

Sin embargo, no fue sin renuencia -o preocupación de sus compañeros- que aceptó administrar una serie de inyecciones virales al joven asintomático Meister. “Esta será otra mala noche para tu padre”, escribió Marie esposa de Pasteur a sus hijos durante el tratamiento. “No puede aceptar la idea de aplicar una medida de último recurso a este niño”.

Pero parecía funcionar: Meister no desarrollaba la rabia. Y después de iniciar el tratamiento de otro niño en octubre, Pasteur declaró la vacuna un éxito ante la Academia Nacional de Medicina de Francia. La historia se convirtió en noticias internacionales; Incluso los pacientes de América pronto fueron enviados a Europa para recibir la curación milagrosa.

Los adversarios y la fuerza de Louis Pasteur

Por supuesto, hubo críticos. “Para concluir que una vacuna es exitosa, usted tiene que comparar un grupo de prueba contra un grupo de control”, dice Smith. Los escépticos argumentaron que como la enfermedad no siempre se hacía sintomática, la eficacia de la vacuna no pudo ser confirmada; Pasteur, decían, estaba tomando riesgos con la vida de los niños.

La actitud reservada de Pasteur alimentó aún más a sus oponentes. “Sus papeles tenían sólo tres o cuatro páginas”, dice Smith. “No había detalles, y no había manera de reproducir nada de eso”.

Casi un siglo más tarde, en los años setenta, las notas de laboratorio de Pasteur (en posesión de sus herederos hasta entonces) se hicieron públicas. Ellos revelaron sorprendentes discrepancias entre la investigación de Pasteur y sus afirmaciones: aunque había probado una vacuna en perros, la mezcla administrada a Meister se hizo utilizando diferentes métodos, esencialmente no probados en animales. ¿Su aparente éxito? Tal vez el resultado de una conjetura educada.

Pero las apariencias importaban más que la transparencia. En 1888, se abrió el Instituto Pasteur, y aunque su vacuna fue pronto reemplazada por una alternativa químicamente inactivada, el propio Pasteur es recordado, con razón o sin razón, como un científico revolucionario y un experimentalista cuidadoso. “Déjenme decirles el secreto que me ha llevado a mi meta”, dice el famoso citado. “Mi fuerza reside solamente en mi tenacidad.”

Video documental sobre la vacuna contra la rabia

Déjame tu criterio:
[Total:2    Promedio:5/5]