Saltar al contenido

Los Grandes Inventos de la Revolución Industrial

¿Qué es la Revolución Industrial?

Al proceso de cambio de una economía agraria y artesanal a una economía dominada por la industria y la fabricación de maquinaria es a lo que se le conoce como Revolución Industrial. Este proceso enmarca sus comienzos en Gran Bretaña, para el siglo XVIII y desde allí se extendió a otras partes del mundo. Aunque utilizado anteriormente por los escritores franceses, el historiador económico inglés Arnold Toynbee (1852-83) popularizó por primera vez el término Revolución Industrial para describir el desarrollo económico de Gran Bretaña en esa época y desde entonces el término se ha aplicado de manera más amplia.

¿Cuándo fue la Revolución industrial?

Oficialmente se enmarca entre los años 1760 y 1840, aunque para otras fuentes pudiera ampliarse unas décadas más.

Principales inventos de la Revolución Industrial y sus inventores

Causas de la Revolución industrial

Aunque en la actualidad se sigue debatiendo sobre las posibles causas, lo cierto es que existieron una serie amplia de factores que propiciaron su suceso. Entre los más significativos, queremos destacar:

  • El fin de las decadentes estructuras medievales cambió las relaciones económicas y permitió el cambio.
  • El aumento de la población gracias a padecer menos enfermedades y una mortalidad infantil más baja, por ende, aumenta la cantidad de mano de obra.
  • La Revolución Agrícola libera a la gente del suelo, permitiéndoles -o conduciéndoles- a las ciudades y a la industria manufacturera.
  • Se disponía de grandes cantidades de capital sobrante para la inversión.
  • Las invenciones y la revolución científica permitieron que las nuevas tecnologías aumentaran y abarataran la producción.
  • Las redes comerciales coloniales permitían la importación de materiales y la exportación de bienes manufacturados.
  • La presencia de todos los recursos necesarios en estrecha relación, como el carbón cerca del hierro.
  • La nueva cultura de trabajo duro, toma de riesgos y desarrollo de ideas.

Características de la Revolución industrial

Las principales características de la Revolución Industrial fueron tecnológicas, socioeconómicas y culturales. Los cambios tecnológicos incluyeron lo siguiente:

  1. Uso de nuevos materiales básicos, principalmente hierro y acero
  2. El uso de nuevas fuentes de energía, incluyendo combustibles y potencia motriz, como el carbón, la máquina de vapor, la electricidad, el petróleo y el motor de combustión interna
  3. La invención de nuevas máquinas, como la hilandería y el telar de potencia que permitieron aumentar la producción con un menor gasto de energía humana
  4. Una nueva organización del trabajo. Estos cambios tecnológicos hicieron posible un uso altamente creciente de los recursos naturales y la producción masiva de bienes manufacturados.

También hubo muchos desarrollos nuevos en las esferas no industriales, incluyendo los siguientes:

  1. Mejoras agrícolas que hicieron posible el suministro de alimentos para una población no agrícola más grande
  2. Cambios económicos que resultaron en una distribución más amplia de la riqueza, el declive de la tierra como fuente de riqueza frente a la creciente producción industrial, y el aumento del comercio internacional
  3. Cambios políticos que reflejan el cambio en el poder económico, así como nuevas políticas estatales que corresponden a las necesidades de una sociedad industrializada
  4. Los trabajadores adquirieron nuevas y distintivas habilidades, y su relación con sus tareas cambió; en lugar de ser artesanos que trabajaban con herramientas manuales, se convirtieron en operadores de máquinas, sujetos a la disciplina de fábrica.
  5. Finalmente, hubo un cambio psicológico: se intensificó la confianza en la capacidad de utilizar los recursos y dominar la naturaleza.

Consecuencias de la Revolución industrial

Esta época en la historia tuvo un impacto muy significativo en la humanidad. En 1700, antes del uso generalizado de los combustibles fósiles, el mundo tenía una población de 670 millones de personas. Para 2011, la población mundial había llegado a los 6.700 millones de habitantes, 10 veces más que en sólo 300 años. Sólo en el siglo XX, la economía mundial se multiplicó por 14, el ingreso per cápita casi se cuadruplicó y el uso de la energía se multiplicó por 13. Este tipo de crecimiento nunca había ocurrido antes en la historia humana.

Muchas personas de todo el mundo disfrutan hoy en día de los beneficios de la industrialización. Con un consumo de energía como nunca antes, muchos de nosotros debemos hacer mucho menos trabajo físico duro que las generaciones anteriores. Hoy en día, las personas son capaces de alimentar a más bebés y llevarlos a la edad adulta. Muchas personas votan y participan en los estados modernos, que proporcionan educación, seguridad social y beneficios de salud. Un gran número de personas disfrutan de niveles de riqueza, salud, educación, viajes y esperanza de vida inimaginados antes de la industrialización.

Sin embargo, los beneficios de la industrialización han tenido un gran costo. Por un lado, el ritmo de cambio (aceleración) es ahora tan rápido que los individuos y los sistemas sociales luchan por mantenerse al día. Y se pueden plantear argumentos sólidos sobre la despersonalización en la era de la producción masiva.

La creciente complejidad del sistema industrial también ha traído consigo una mayor fragilidad. La industrialización depende de la interacción de muchos componentes diversos, de los cuales cualquiera de ellos puede fallar. Sabemos que muchos de los componentes esenciales del sistema industrial, y los recursos naturales de los que depende, están siendo comprometidos – el suelo, los océanos, la atmósfera, los niveles de agua subterránea, las plantas y los animales están en peligro.

¿Continuará el crecimiento sin restricciones o nos acercamos al final de una era industrial insostenible? Sea cual sea el futuro que nos depare, estaremos debatiendo – y tratando con – las consecuencias de la modernización en los años venideros.

La Primera Revolución industrial

En el período de 1760 a 1830 la Revolución Industrial se limitó en gran medida a Gran Bretaña. Conscientes de su ventaja inicial, los británicos prohibieron la exportación de maquinaria, mano de obra calificada y técnicas de fabricación. El monopolio británico no podía durar para siempre, sobre todo porque algunos británicos veían oportunidades industriales rentables en el extranjero, mientras que los empresarios europeos continentales trataban de atraer a los conocimientos técnicos británicos a sus países. Dos ingleses, William y John Cockerill, trajeron la Revolución Industrial a Bélgica desarrollando talleres de maquinaria en Lieja (c. 1807), y Bélgica se convirtió en el primer país de Europa continental en transformarse económicamente. Como su progenitor británico, la Revolución Industrial Belga se centró en el hierro, el carbón y los textiles.

Francia fue más lenta y menos industrializada que Gran Bretaña o Bélgica. Mientras que Gran Bretaña estaba estableciendo su liderazgo industrial, Francia estaba inmersa en su Revolución, y la incierta situación política desalentadora desanimó las grandes inversiones en innovaciones industriales. En 1848 Francia se había convertido en una potencia industrial, pero, a pesar del gran crecimiento bajo el Segundo Imperio, seguía estando detrás de Gran Bretaña.

Otros países europeos se quedaron muy rezagados. Su burguesía carecía de la riqueza, el poder y las oportunidades de sus homólogos británicos, franceses y belgas. Las condiciones políticas en las demás naciones también obstaculizaron la expansión industrial. Alemania, por ejemplo, a pesar de los vastos recursos de carbón y hierro, no comenzó su expansión industrial hasta después de que en 1870 se alcanzara la unidad nacional. Una vez que comenzó, la producción industrial de Alemania creció tan rápidamente que a finales de siglo la nación estaba superando a Gran Bretaña en producción de acero y se había convertido en el líder mundial en las industrias químicas. El ascenso de la potencia industrial estadounidense en los siglos XIX y XX también superó con creces los esfuerzos europeos. Y Japón también se unió a la Revolución Industrial con un éxito sorprendente.

Los países de Europa del Este se quedaron atrás a principios del siglo XX. No fue hasta los planes de cinco años que la Unión Soviética se convirtió en una gran potencia industrial, que se extendió por varias décadas a la industrialización que había llevado un siglo y medio en Gran Bretaña. A mediados del siglo XX, la Revolución Industrial se extendió a zonas hasta ahora no industrializadas como China e India.

La Segunda Revolución industrial

Gran Bretaña trató de mantener en secreto cómo se fabricaban sus máquinas, pero la gente fue allí para aprender sobre ellas y se llevaron las técnicas a casa. A veces pasaban las máquinas de contrabando en botes de remos a países vecinos. Los primeros países después de Gran Bretaña en desarrollar fábricas y ferrocarriles fueron Bélgica, Suiza, Francia y los estados que se convirtieron en Alemania. La construcción de un sistema ferroviario nacional demostró ser una parte esencial de la industrialización. Bélgica comenzó sus vías férreas en 1834, Francia en 1842, Suiza en 1847 y Alemania en 1850.

La industrialización comenzó en los Estados Unidos cuando Samuel Slater emigró de Gran Bretaña a Rhode Island en 1789 y estableció la primera fábrica textil en suelo estadounidense. Lo hizo de memoria, habiendo dejado Gran Bretaña sin notas o planes que podrían haber sido confiscados por las autoridades británicas. Francis Cabot Cowell, de Massachusetts, visitó Gran Bretaña de 1810 a 1812 y regresó para montar el primer telar eléctrico y la primera fábrica que combinaba hilatura mecánica y tejido en los Estados Unidos.

La construcción de ferrocarriles en América creció de la década de 1830 a 1870. La Guerra Civil Americana (1861-65) fue la primera guerra verdaderamente industrial -la cada vez más urbanizada y basada en fábricas del Norte que luchaba contra el Sur centrado en la agricultura- y la industrialización creció explosivamente después. Para 1900, Estados Unidos había superado a Gran Bretaña en fabricación, produciendo el 24 por ciento de la producción mundial.

Después de 1870, tanto Rusia como Japón se vieron forzados a perder guerras para abolir sus sistemas feudales y competir en el mundo industrializado. En Japón, la monarquía demostró ser lo suficientemente flexible como para sobrevivir a través de la industrialización temprana. En Rusia, un país profundamente rural, el zar y la nobleza emprendieron la industrialización mientras intentaban mantener su dominio. Los trabajadores de la fábrica a menudo trabajaban 13 horas diarias sin ningún derecho legal. El descontento estalló repetidamente, y finalmente una revolución llevó al partido comunista al poder en 1917.

Las naciones industrializadas utilizaron sus fuertes ejércitos y armadas para colonizar muchas partes del mundo que no estaban industrializadas, obteniendo acceso a las materias primas necesarias para sus fábricas, una práctica conocida como imperialismo. En 1800, los europeos ocuparon o controlaron alrededor del 34 por ciento de la superficie terrestre del mundo; en 1914, este porcentaje había aumentado al 84 por ciento.

Gran Bretaña lideró las adquisiciones del siglo XIX y terminó el siglo con el imperio no contiguo más grande que el mundo haya conocido. Gran Bretaña ejerció una gran influencia en China y el Imperio Otomano sin tomar el control directo, mientras que en la India, el sudeste asiático y el 60 por ciento de África, asumió todas las funciones gubernamentales.

En la última década del siglo XIX, la mayoría de las naciones europeas se apoderaron de un pedazo de África, y hacia 1900 el único país independiente que quedaba en el continente era Etiopía. Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) las colonias europeas exigieron su independencia, que no siempre se produjo de forma inmediata o sin conflictos, sino que finalmente se arraigó. Ahora, a principios del siglo XXI, Brasil, China e India se están convirtiendo en potencias económicas, mientras que muchos países europeos están pasando por tiempos económicos difíciles.

inventos de la tercera Revolución industrial

linea del tiempo de la Revolución industrial
imagenes de la Revolución industrial
descubrimientos de la Revolución industrial

[Total:3    Promedio:5/5]

¿Qué opinas sobre la historia de este invento?